AL Live – Bibliotecas y COVID-19, gestión de estrategias y estrés.

Publicamos el resumen en español del webinar de la American Library Association que ha contado con la colaboración de profesionales de bibliotecas y especialistas en salud mental para abordar la situación del reciente cierre de las bibliotecas y recomendaciones para reducir la afectación por el confinamiento.

En este webinar de la American Library Association, llamado en inglés «Libraries and COVID-19, Managing Strategies and Stress» y publicado el 20/03/2020, han participado profesionales de bibliotecas y especialistas en el campo de la salud mental para abordar la situación especial de cierre de los centros y de confinamiento de la población causada por la pandemia del COVID-19.

La primera intervención ha sido por parte de Maria Stella Rassetti, directora de la biblioteca de San Giorgio, en Pistoia, Toscana (Italia). Ha explicado brevemente como fue la evolución de la situación en Italia, que al igual que España es uno de los países más afectados por el COVID-19, y de cómo el país pasó en pocos días de contar los fallecidos en centenares a millares, así como las meras recomendaciones de higiene derivaron al final en cierre de universidades, teatros y finalmente de todos los lugares públicos.

¿Cómo ha evolucionado el rol de vuestra biblioteca desde el inicio de la crisis hasta ahora?

Rassetti ha explicado que antes de la crisis se podía decir que había dos bandos diferenciados con respecto al préstamo digital, polarizados en sí y no, y que generalmente la gran mayoría de los presupuestos se trataba de no emplearlos en contenido digital.

En la biblioteca ahora mismo están teniendo alrededor de 50 nuevos usuarios por día y están ofreciendo los siguientes servicios:

  • Préstamo digital.
  • Servicios de referencias: tratan de difundir fuentes de información y noticias confiables para evitar la desinformación y las noticias falsas (fake news).
  • Reuniones/conferencias con autores.
  • Juegos.
  • Realización de publicaciones sobre el compromiso social y emocional actual relacionadas con la situación actual.

¿Qué haría de manera diferente?

Rasetti ha señalado que fomentaría el préstamo digital, incrementando el hábito de usar los servicios digitales. También vería interesante organizar con expertos reuniones para que cada uno comparta conocimiento y consejos en su campo profesional.

¿Cuántos de los usuarios tienen acceso a internet en casa y cuantos dependen de la biblioteca para tener acceso a internet?

Rasetti ha indicado que Italia es “la primera consumidora de dispositivos móviles” y que afortunadamente la inmensa mayoría de las personas tienen acceso a internet.


La siguiente intervención, ha sido de Lisa Rosenblum, directora de King County Library System, en el estado de Washington (Estados Unidos).

King County está ubicado en unos de los territorios donde antes comenzó la pandemia del COVID-19 en Estados Unidos. Rosenblum explica que activaron el “Plan de continuidad de actividad”, una especie de plan en caso de desastre previsto no sólo para una pandemia, también para cualquier emergencia que impidiera la activad normal como un terremoto, huracán, etc.

King County fue la primera biblioteca en el país que tuvo que hacer frente a esta situación, con lo cual no tenían referentes previos. Lo primero que hicieron fue comenzar a comunicar al público las medidas que iban a tomar, comunicar qué estaba sucediendo en su comunidad y publicar información sobre el coronavirus. Progresivamente fueron cerrando la programación y actividades previstas en la biblioteca, pasaron posteriormente al distanciamiento social en el centro, hasta que finalmente se ordenó el cierre de la biblioteca y el confinamiento en casa.

¿Cómo supiste que esto iba se iba a convertir en una situación tan grave?

Comenta que iban con cierta antelación al resto de condados ya que tuvieron unos de los primeros casos de contagio, además de que el gobernador y las autoridades del condado comenzaron a advertir sobre esto rápidamente.

¿Tenéis previsto algún escenario para los próximos meses?

Rosenblum explica que intentan tener siempre el siguiente paso estudiado. “Ciertamente va a haber un impacto económico muy grande en nuestra zona (Seattle área), que puede afectar al presupuesto para continuar la actividad. Pero afortunadamente lo primero que hicimos cuando llegué aquí, fue crear un fondo de emergencia y tiene cierto dinero reservado para situaciones de emergencia, que pensaban que sería por causa de un terremoto, no una pandemia”.

Indica que parte del problema con cerrar las escuelas y bibliotecas tiene que ver con la falta de acceso a internet, que se trata de un problema político, y tiene que comenzarse a entenderse internet como un suministro esencial, como lo es el agua o la luz.

Comenta que han paralizado temporalmente los pedidos de libros en papel, “ya que mientras esté la biblioteca cerrada no hay razón para dar entrada a nuevos libros en papel. Hemos movilizado un gran importe presupuestario, de 350.000 USD, destinados a la adquisición de libros digitales, un importe que probablemente incrementarán”.

Rosenblum dice que están actualmente respondiendo consultas por email y pronto podrán hacerlo por chat y teléfono. También están promocionando la eCard, y han visto un incremento del 389% en este mes en comparación con el mismo período de 2019. Anuncia que están intentado conseguir más financiación del Condado para la compra de más libros digitales, y que también han desbloqueado a usuarios (que estaban bloqueados por diferentes motivos) para permitirles el acceso electrónico.

¿Qué van a hacer con los libros físicos que han sido devueltos con respecto a la situación de cuarentena?

“Honestamente, no lo sé, y no debemos dar información sobre cosas que no sabemos. Lo que sí estoy haciendo es solicitar a nuestro County Health (Departamento de Salud del condado) y también a nivel nacional, una directriz sobre este aspecto.” Así pues Rosenblum espera tener directrices por parte de la autoridades para saber qué medidas tomar y cómo proceder ante la problemática de salud y prevención que conlleva la devolución de libros por parte de los usuarios, dada la actual situación de pandemia.


Para abordar temas de índole de salud mental, dada la especial situación que se está viviendo, ha participado Loren Mc Clain, instructora certificada por la National Council for Behavioral Health and Mental health First Aid en Estados Unidos. Ha comentado los problemas usuales que puede provocar el aislamiento, como la ansiedad y el estrés. Ha destacado la importancia de aplicar un ritual diario que nos aporte unos hábitos y consistencia con regularidad, y en particular ha mencionado la regla 20-20-20 que trata de que por cada 20 minutos que se empleen mirando una pantalla de ordenador, TV, móvil, etc., se tomen 20 segundos de enfoque en un objeto a unos 20 pies (6 metros) de distancia, para conseguir una especie de “reinicio” y descanso en nuestra vista y cerebro tras el enfoque prolongado en las pantallas de los dispositivos.


Por último, para explicar la práctica mindfulness y como puede ser de ayuda en esta situación, ha intervenido Richard Moniz, director de servicios bibliotecarios en Horry-Georgetown Technical College in Myrtle Beach, South Carolina, en Estados Unidos.

Ha proporcionado una de las diferentes definiciones que tiene mindfulness, como “el arte de observar tus experiencias físicas, emocionales y mentales con una atención deliberadamente abierta y curiosa”. En otras palabras, lo explica como estar más enfocado en el momento presente, en lugar de quedarse obturado en el pasado y las cosas que se podrían haber hecho diferente o en el futuro y los cosas que podrían ocurrir en entonces y nos causan ansiedad.

¿Qué papel puede jugar el mindfulness para las personas en una situación como la actual?

“Siempre destacamos la importancia que tiene las conexiones sociales con amigos, familia y compañeros de trabajo para gestionar el estrés”, ha indicado Moniz. Destaca puntos como que, en esta situación de distanciamiento social en la que estamos bajo mucho estrés, si se está trabajando desde casa, es importante tomarse descansos, muchos más de lo que acostumbramos y realizarlo con gran flexibilidad.

¿Algún consejo sobre recursos o técnicas que podamos utilizar?

Moniz menciona que podemos crear una estructura de límites y espacios, por ejemplo, organizar una mesa y un espacio de trabajo si es posible. Establecer ciertas rutinas con el trabajo, los emails, leer o tomarse unos minutos de meditación diaria como puede ser estar sentado y relajado. Ha recomendado el libro “Fully Present” (de Susann Smalley y Diana Winston), que trata de la práctica del mindfulness. Por último, comenta que en internet hay en estos momentos muchos vídeos y contenido online con clases en streaming, ofreciendo prácticas y recomendaciones.


Con este artículo intentamos ofrecer un breve resumen en español de este webinar. Hemos publicado el vídeo completo original en Youtube para que pueda verse en su totalidad, con la posibilidad de activar los subtítulos automáticos en español.